miércoles 25 de noviembre del 2020

En medio de esta pandemia que rompe realidades y certidumbres, la Red Estatal de Bibliotecas para Pacientes sigue trabajando para que esa capacidad de ensoñación del ser humano , con todas sus trabas y condicionantes, con todas sus medidas orientadas a la protección de las vidas, no se pierda entre el ruido y la incertidumbre. Por eso nos felicitamos por poder contar con personas que entienden que la lectura, los libros, se han convertido  en ese espacio íntimo que no humilla como el dolor, que no contagia como el desánimo, que no se olvida  tras la pérdida.  Y eso lo entienden muy bien nuestros nuevos Embajadores, como Alexandra Manzanares, o Ricardo Esteban.

Alexandra , que utiliza el seudónimo de “Alexandra Roma” , nos ha dejado para disfrute de los usuarios de las Bibliotecas de la Red, su nuevo libro titulado Como ver nevar el sol. Alexandra, que es periodista, ya tiene publicados otros títulos  como “El club de los eternos27”, “Hasta que el viento te devuelva la sonrisa”, o “Un océano entre tú y yo” . En medio de esta realidad dolorosa, Alexandra nos emplaza a contemplar la vida con otros ojos para dar sentido a lo más básico del día a día, sintiéndonos protagonistas de esas historias que quizás,  en algún momento, hayamos vivido sin saberlo.

A Ricardo Esteban le pierden las ideas porque sabe muy bien que, si te mueves, no te queda más remedio que seguir adelante. Por eso creó la editorial Nuevo Nueve, y la creó rodeado de amigos y de amigas que, poco a poco, fueron tejiendo historias para sentirnos tan dichosos como un niño o una niña, sus verdaderos protagonistas. Tanto es así que,  a veces, al leer esos libros llenos de dibujos maravillosos, se te queda la boca abierta y los ojos no los puedes cerrar. Por aquí se pasean Santiago Segura y su amigo Max ( Cuenta conmigo ) , o Pablo Carbonell y Tony Sandoval (Oda al mar).

Dentro de poco los vamos a poder disfrutar en las Bibliotecas de la Red, y esperamos que estos nuevos Embajadores de Sueños nos sigan atesorando la vida con mil historias, porque tenemos todo el derecho a soñar, a sentirnos únicos, a compartir.