viernes 22 de noviembre del 2019

Una niña encuentra un bicho en su brazo y no se va, le da tanto miedo que no quiere tocarlo, así que estira el brazo mucho, para no tenerlo cerca. Con el brazo estirado va repasando quienes podrían ayudarle, a saber, su perro, el gato de la vecina y su propia vecina, que es una buena amiga. Pero no, parece que no encuentra solución, tampoco encuentra los motivos por los que el bicho permanece allí.